“Comunidades campesinas son última barrera de defensa de la naturaleza ante transnacionales mineras”

  • Viernes, Oct 13 2017
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente

Las tomas de tierras lideradas por campesinos pobres durante la década del 70´ en las provincias de Andahuaylas y Chincheros, los impactos de la inconclusa reforma agraria, la dictadura militar y la contrarreforma, así como el nuevo escenario que enfrentan las comunidades campesinas ante las transnacionales mineras fueron los temas abordados durante la presentación del libro “Mi sangre, mi vida, todo por nuestra tierra”, que tuvo lugar en el auditorio de la UNAMBA.

Este interesante trabajo autobiográfico de necesaria lectura para las nuevas generaciones de jóvenes y profesionales apurimeños escrito por Germán Junco Altamirano Zúñiga, nos sitúa en unos de los períodos poco conocidos de nuestra historia política reciente y escudriña el papel que cumplieron los campesinos organizados para recuperar sus tierras ancestrales en poder de los gamonales.

Como aporte central del libro, plantea la teoría de la vía comunera de desarrollo comunal como alternativa frente al modelo económico imperante y creándose las condiciones para la construcción de un nuevo humanismo andino sobre la base de una nueva economía rural, en respuesta a las políticas que emanan del poder oficial.

Pero, además como anota, Teodoro Arenas Mamani, historiador y docente de la Unamba y, ratificado por el mismo Germán Altamirano significa una nueva estrategia de defensa de las comunidades campesinas para preservar no solo la tierra, sino, el territorio comunal y enfrentar con propuestas de desarrollo a los “nuevos latifundistas”: las trasnacionales mineras.

Por su parte, el conocido investigador, Ciro Palomino Dongo, durante su presentación resumió el proceso de la reforma agraria y la toma de tierras de los campesinos en Apurímac, los anteriores intentos frustrados de reformas por los políticos criollos hasta el primer gobierno de Fernando Belaúnde.

Antes de la reforma agraria, afirmó Palomino Dongo, el 85% de las tierras en nuestro país estaba concentrada en el 0.04% de la población (latifundio), tras la reforma emprendida, más de 10 millones de hectáreas pasaron a formar parte del nuevo esquema distribuidos en cooperativa agrarias, SAIS y comunidades campesinas.

Finalmente, Germán Altamirano, centró sus comentarios resaltando las tomas de tierras en Cocharcas, Andarapa, Pacucha durante los primeros años de la década del 70´, por campesinos organizados que reclamaban sus verdaderos derechos de tenencia frente al despojo sistemático promovido desde el poder central.

“Estamos ante una nueva encrucijada. Las comunidades deben estar en capacidad de administrar sus propios recursos, fortalecer su asociatividad y darle valor agregado a su producción, participar en las utilidades y ser dueños no solo de la superficie sino también del subsuelo para asegurar su supervivencia”, aseveró.

En la mesa de honor estuvieron presentes el profesor Víctor Cruz Sicha, Ciro Palomino, Teodoro Arenas, Hilda Huayhua y Hernán Hurtado, estos últimos docentes de la Unamba.

Visto 393 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en ABANCAY

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

+ Noticias

Deportes



Encuesta Pregon

¿Cómo califica la gestión de Wilber Venegas Torres como gobernador regional de Apurímac a un año y nueve meses de concluir su gobierno?

5111762
Visitas del Dia
Visitas del Dia Anterior
Visitas de la Semana
Visitas de la Ultima Semana
Visitas del Mes
Visitas del Ultimo Mes
Numero de Visitas Totales
940
7214
33518
5035834
123710
181006
5111762

Fecha de Visita: 21-10-2017

Quien Esta En linea

Hay 105 invitados y ningún miembro en línea